fbpx

5 trucos para ahorrar la máxima cantidad de combustible conduciendo

Back to Blog

5 trucos para ahorrar la máxima cantidad de combustible conduciendo

Estas pautas para ahorrar la máxima cantidad de combustible conduciendo también te ayudarán a cuidar de la mecánica y evitar averías.

El coche es uno de los principales dispendios en una casa: Impuesto de Circulación, seguro, aparcamiento, letras del préstamo o cuota del renting, consumibles como el aceite o las ruedas o reparaciones son solo algunos de los conceptos que entran aquí, pero sobre todo el principal suele ser el gasto en combustible al conducir, aunque aquí puedes ahorrar y mucho.

VÍDEO: Cómo ahorrar con un coche de gasolina

Con un buen mantenimiento como cambiar el aceite y el filtro del aire del motor puedes hacer que el coche consuma menos, hasta un 10%, sin embargo, el mayor margen de ahorro en combustible se encuentra en la propia conducción.

Si tienes dudas al respecto, pregúntaselo a cualquier camionero, todos reciben cursos de conducción ecológica, no es para menos, puesto que en un vehículo profesional el ahorro de combustible conduciendo puede alcanzar muchos miles de euros cada año.

A continuación, puedes ver los principales cinco consejos para recortar el gasto en combustible mientras conduces.

1. Velocidad constante

Hoy casi todos los coches disponen de control de velocidad, si quieres ahorrar entre un 7% y un 10% de combustible en tu coche, úsalo. Te ayudará a evitar pequeños acelerones involuntarios, irás más relajado al volante, evitarás alguna que otra multa y, de paso, cuidarás del motor. Si tu coche no dispone de este sistema, no te queda otra que usar el control de velocidad de tu pie derecho.

2. Anticipación y suavidad al volante

La vista es casi el único sentido que interviene en la conducción, para ahorrar combustible, pero también para mejorar tu seguridad al volante, debes fijarla siempre en la parte más lejana de la carretera por la que vas. Así verás no solo el coche que tienes antes que el tuyo, sino todo lo que sucede por delante. Esto es clave para poder anticiparte a todo.

Cuando haya curvas o una rotonda, podrás levantar el pie en lugar de frenar y a lo mejor puedes acelerar suavemente en recta antes de una pequeña pendiente, que podrás subir ya sin cargar de más el motor, por ejemplo. Así, se ahorra mucho combustible en esos pocos segundos. Y, en las curvas, suavidad al volante, trata de mantener la trayectoria sin correcciones que devoran la energía cinética y te obligan a pisar el acelerador de más.

Nos encanta recomendar el mejor contenido, por eso no te pierdas el siguiente artículo de Redacción TICbeat y no dejes de visitar su página!
Ver Original:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog