fbpx

análisis con precio, características y opinión

Back to Blog

análisis con precio, características y opinión

Prueba a fondo y opinión del móvil de OnePlus más avanzado hasta la fecha.

A OnePlus le han bastado dos años y dos generaciones de móviles para demostrar cómo de equivocados estaban aquellos que creyeron que los smartphones de la marca no estaban preparados para alcanzar el nivel de los principales jugadores de la liga de la telefonía.

El OnePlus 7 Pro sirvió como piedra de toque para acercar a la marca a la gama ultra-premium, y supuso toda una demostración de intenciones por parte de la compañía. El OnePlus 8 Pro, llegó en 2020 para consolidar la posición de la compañía como una de las más importantes en dicho segmento. Ahora, con el nuevo OnePlus 9 Pro, la marca aspira a alcanzar la excelencia absoluta.

Para lograrlo, OnePlus ha vuelto a hacer eso que mejor se le da: combinar las especificaciones más extremas con un diseño fácilmente reconocible, y un software capaz de exprimir al máximo la abultada ficha técnica del dispositivo.

Aunque este año, la marca ha ido un paso más allá. A sabiendas de que, durante años, la experiencia fotográfica con sus móviles ha ido mejorando, pero no lo suficiente como para alcanzar el nivel de los referentes en este sentido, OnePlus ha decidido pedir ayuda a toda una experta en la materia como lo es Hasselblad, una de las firmas de fotografía más icónicas en el campo de la imagen.

El OnePlus 9 Pro es —junto al OnePlus 9—, el primer fruto de esa colaboración, con la que OnePlus aspira a eliminar el estigma aún existente sobre la calidad de sus cámaras, y cómo estas aún no llegan al nivel de calidad de sus principales rivales. Si lo habrá conseguido o no, es una de las cuestiones que abordaré en este análisis a fondo del OnePlus 9 Pro.

El diseño de la parte trasera del OnePlus 9

El diseño de la parte trasera del OnePlus 9.

Ficha técnica del OnePlus 9 Pro

OnePlus 9 Pro
Especificaciones
Dimensiones 163,2 x 73,6 x 8,7 mm
197 gramos
Pantalla AMOLED LTPO de 6,7 pulgadas
Tasa de refresco variable 1-120Hz
Aspect ratio de 20,1:9
Hasta 1300 nits de brillo
Profundidad de color de 10 bits
Cristal Gorilla Glass
Resolución 1.440 x 3.216 píxeles
525 ppi
Procesador Qualcomm Snapdragon 888 5G
RAM 8/12 GB LPDDR5
Sistema operativo OxygenOS 11 basado en Android 11
Almacenamiento 128/256 GB UFS 3.1
Cámaras Trasera:
Principal Sony IMX789 de 48 MP, tamaño del sensor de 1/1,43″, lente de 7 piezas, OIS + EIS, 23 mm equivalente, apertura f/1.8
Ultra gran angular Sony IMX766 de 50 MP, tamaño del sensor 1/1.56″, lente FreeForm, apertura f/2.2
Telefoto de 8 MP f/2.4 con zoom óptico 3x
Sensor monocromo de 2 MP
Frontal:
Sony IMX471 de 16 MP con enfoque fijo, f/2.4
Batería 4.500 mAh
Carga rápida Warp Charge 65T hasta 65W con cargador incluido en la caja (soporte hasta 45W a través de USB-PD)
Carga inalámbrica Warp Charge hasta 50W (soporte hasta 15W a través de Qi)
Otros Lector de huellas óptico en pantalla, Alert Slider, USB 3.1 Tipo C, motor háptico, altavoces estéreo Dolby Atmos, desbloqueo facial

Lo mejor del OnePlus 9 Pro

Sobre el papel, el OnePlus 9 Pro es uno de los teléfonos más avanzados del momento. Sin embargo, algunos de sus mejores rasgos ni siquiera aparecen en su ficha técnica, y es solo en el momento que usas el dispositivo cuando te das cuentas de aquellos detalles que hacen especial a este teléfono.

Su pantalla

A OnePlus le encantan los números, y la pantalla del nuevo OnePlus 9 Pro es un claro ejemplo.

El panel Fluid AMOLED de 6,7 pulgadas del dispositivo es uno de los más punteros que la firma haya montado hasta la fecha en uno de sus móviles. Y aunque sobre el papel sea muy similar al que ya estaba presente en el OnePlus 8 Pro, hay algunos cambios que lo hacen ser aún mejor.

La resolución sigue siendo Quad HD+, con 1.440 píxeles de ancho y 3.216 píxeles de alto que se traducen en una densidad de 525 píxeles, superior incluso que la del Samsung Galaxy S21 Ultra, un modelo varios cientos de euros superior. Hay que decir, además, que la pantalla del 9 Pro está fabricada por Samsung Display.

OnePlus 9 y OnePlus 9 Pro, pantallas

La pantalla de los OnePlus 9 y 9 Pro.

Además, volvemos a encontrar una frecuencia de refresco de 120 hercios como el año pasado. Pero en este caso, OnePlus apuesta por un panel con tecnología LTPO —Low-Temperature Polycrystalline Oxide—, que suma un panel especial capaz de variar la tasa de refresco de la pantalla de manera dinámica, con el objetivo de ofrecer una mejor eficiencia energética y, por tanto, un menor consumo de batería.

De este modo, la pantalla del OnePlus 9 Pro es capaz de variar su frecuencia de actualización entre 1 y 120 hercios, en base al contenido que se muestra en la pantalla. Así, cuando por ejemplo estás leyendo un artículo, una vez dejas de hacer scroll sobre la pantalla y la página permanece estática, la pantalla del teléfono es capaz de reducir automáticamente la frecuencia a solo 1 hercio para ahorrar energía. Y en cuanto vuelves a tocarla para moverte, la tasa de actualización vuelve a aumentar a 120 hercios para ofrecer esa suavidad tan característica y de la que tan fácil es acostumbrarse.

Una de las grandes ventajas que le he encontrado a la tecnología LTPO es su capacidad a la hora de evitar los cambios de tonalidad de la pantalla cuando se producen los cambios entre distintas frecuencias de actualización, un problema que afectaba a la pantalla del anterior OnePlus 8 Pro en cierta medida, sobre todo cuando el nivel de brillo se mantenía cercano al 20-30%.

A eso, hay que sumar las mejoras en el tiempo de respuesta de la pantalla al aumentar la frecuencia de muestreo a 360 hercios, que hacen que la sensación de fluidez y velocidad se acentúen aún más. De estas mejoras, a las que OnePlus se refiere como “Sensibilidad Hipertáctil”, se benefician algunos de los juegos más populares disponibles en Google Play, como League of Legends: Wild Rift, Call of Duty Mobile, PUBG y Brawl Stars.

Aunque las novedades no acaban ahí. La pantalla del OnePlus 9 Pro es, junto a la del OPPO Find X3 Pro y la del Galaxy S21 Ultra, una de las únicas con profundidad de color de 10 bits, capaz de representar un total de más de 1.000 millones de colores diferentes, frente a los 16,7 millones que puede representar los móviles con pantallas de 8 bits de profundidad de color. En ese sentido, además, la pantalla es capaz de cubrir un 100% del espectro de color DCI-P3, asegurando una precisión de color al nivel de pantallas y monitores con calibración profesional.

El despliegue de números y funciones continúa conforme seguimos repasando la ficha técnica del móvil. Contamos con compatibilidad con contenido HDR10, hasta 1.300 nits de brillo máximo, tecnología Motion Estimation, Motion Compensation o MEMC, efectos de color intenso o la posibilidad de utilizar técnicas de IA para “aumentar” la resolución de algunos vídeos.

Pantalla del OnePlus 9 Pro encendida

La pantalla del OnePlus 9 Pro.

De entre todas esas funciones, veo conveniente detenerme en la llamada “Tono Cómodo”. A grandes rasgos, se trata de una especie de “true tone” que ajusta la temperatura de color de la pantalla automáticamente entre 5.000 y 7400 K para adecuarse a la luz ambiental. Su comportamiento es bueno y no resulta demasiado agresivo.

En el día a día, queda claro que estamos ante una de las mejores pantallas vistas hasta la fecha en un móvil, con una precisión de color excelente —principalmente cuando se usan los perfiles de color “Natural” o “Display P3″—, un brillo máximo más que suficiente y una tecnología LTPO que ayuda a ahorrar energía aún disfrutando de la extrema suavidad que aportan los 120 hercios.

Su diseño

Dudo que el OnePlus 9 Pro vaya a pasar a la historia por lo innovador o lo disruptivo de su diseño. La realidad es que la compañía ha decidido tomar aquello que ya demostró funcionar en las anteriores generaciones, y mejorarlo a través de pequeños cambios sutiles.

Como ya es habitual, el vidrio y el aluminio son los materiales encargados de dar forma al chasis del teléfono. Tanto en el frontal como en la trasera encontramos cristal Corning Gorilla Glass, que debería ofrecer cierta resistencia a golpes y arañazos.

El diseño del OnePlus 9 Pro, trasera

El diseño del OnePlus 9 Pro en su parte trasera.

La espalda del teléfono mantiene una estética no muy distinta a la del anterior OnePlus 8T: esto es, un panel de cristal con curvas pronunciadas en sus laterales, y un sistema de cámaras rectangular situado en la esquina superior izquierda, que ocupa alrededor de un tercio de la totalidad de la superficie disponible en la trasera. Más allá de eso, solo está presente el logo de la marca, serigrafiado bajo el propio cristal Gorilla Glass 3D.

Este año, OnePlus ofrece tres variantes de color distintas del OnePlus 9 Pro, cada una con un acabado diferente. El modelo con el que he podido pasar la última semana, llamado “Morning Mist”, cuenta con un acabado brillante en la parte trasera que casi a un espejo, cuya capacidad de repeler las huellas y la suciedad no es precisamente uno de sus puntos fuertes. Más bien todo lo contrario. No obstante, vale la pena indicar que OnePlus incluye una funda de silicona junto al teléfono, de tacto suave y un color gris que combina a la perfección con el acabado del dispositivo en su tono plateado.

OnePlus ofrece tres variantes de color distintas del OnePlus 9 Pro, cada una con un acabado diferente.

Me temo que este problema no estará presente en las otras dos variantes de color, verde oscuro —mi favorito— y negro, ambas con un acabado mate. Esta última, además, cuenta con un acabado aún más rugoso que recuerda en cierto modo al material “Sandstone” que OnePlus ha utilizado desde sus inicios tanto en móviles como en accesorios.

El delgado chasis metálico que rodea al dispositivo —solo 2,2 milímetros en su parte más delgada— integra tanto el puerto USB-C, como el altavoz inferior y dos de los micrófonos del terminal. En el canto derecho están presentes el botón de encendido, con un tacto firme y la extensión suficiente para encontrarlo fácilmente con el dedo; y el interruptor Alert Slider. En el izquierdo, solo encontramos los botones de volumen.

Casi todo el frontal queda ocupado por la gran pantalla de la que hablaba en el apartado anterior. El panel está agujereado en la esquina superior izquierda, y queda rodeado por unos márgenes que, sin ser los más reducidos del mercado ni ofrecer la simetría que pueden ofrecer modelos como los iPhone o el Pixel 5, no desentonan con lo que hoy por hoy podemos encontrar en el segmento de la gama alta.

Una de las mejoras que encontramos en el diseño del OnePlus 9 Pro reside en las curvas laterales de su pantalla. Pues a diferencia de firmas como Xiaomi o Huawei, que acentúan cada vez más este aspecto, OnePlus ha decidido hacerlo mucho más sutil, de modo que las curvas ahora recuerdan mucho más a las que podemos encontrar en modelos como el S21 Ultra.

Pantalla curva del OnePlus 9 Pro

La pantalla curva del OnePlus 9 Pro.

Y es que en esta ocasión, el límite de la pantalla AMOLED alcanza por muy poco el borde del frontal, y por tanto la parte curva casi no llega a situarse por encima del panel. Esto elimina dos de los grandes problemas de este tipo de pantallas, como lo son las aberraciones de color originadas por la manera en que la luz incide a través del cristal curvo, y los “toques fantasma” ocurridos al utilizar el dispositivo con una sola mano.

Aunque las mejoras en este sentido son claras, sigo creyendo que el formato del OnePlus 9, con una pantalla totalmente plana, es aún más conveniente.

Dejando a un lado el aspecto estético, del OnePlus 9 Pro hay que decir que se trata de un teléfono cómodo a la mano, que destaca por ser más delgado y ligero que la mayoría de sus rivales directo, y por tanto más agradable de utilizar. Hay que alabar el trabajo de OnePlus a la hora de conseguir reducir el peso de manera que no llegue a superar los 200 gramos, una barrera que muchos otros fabricantes hace tiempo que sobrepasaron.

Para concluir, no está de más indicar que el OnePlus 9 Pro cuenta con certificación IP68 que avala su resistencia al agua y al polvo.

Rendimiento y experiencia

Pocas firmas han sido capaces de apropiarse tan bien de un concepto como OnePlus lo ha hecho con la velocidad. Desde la pantalla, hasta el rendimiento o la carga de la batería. Todo en los móviles de la compañía puede definirse con un mismo adjetivo: rápido.

Por supuesto, eso no iba a cambiar en el terminal más ambicioso de la compañía hasta la fecha.

El 9 Pro monta en su interior el último y más avanzado procesador de Qualcomm, el Snapdragon 888. Un SoC fabricado en un formato de 5 nanómetros, con 8 núcleos de los cuales uno hace uso de la nueva arquitectura Cortex X1 de ARM, la cual destaca por su excelente desempeño en tareas que requieren de una alta carga computacional.

Andro4all en un OnePlus 9 Pro

La página web de Andro4all en un OnePlus 9 Pro.

No hay aplicación o juego, por pesado que sea, que pueda poner contra las cuerdas a tal ficha técnica.

Dicho en otras palabras: el OnePlus 9 Pro simplemente vuela. No hay aplicación o juego, por pesado que sea, que pueda poner contra las cuerdas a tal ficha técnica, y aún con algún que otro período de calentamiento más acentuado de lo normal —un problema, me temo, propio del Snapdragon 888 con el que también nos topamos al probar el Xiaomi Mi 11—, la experiencia con el OnePlus 9 Pro es una de las más veloces y consistentes que haya probado en un smartphone hasta la fecha.

De complementar esta experiencia se encargan los 8 o 12 GB de memoria RAM con tecnología LPDDR5, y los 128 o 256 GB de almacenamiento UFS 3.1. Si bien estas cifras serán más que suficientes para un gran porcentaje de las personas que compren el 9 Pro, creo que más pronto que tarde OnePlus deberá plantearse introducir configuraciones con más capacidad de almacenamiento interno, sobre todo si la compañía tiene intención se continuar apostando por las cámaras de alta resolución y la captura de vídeo 8K.

Aunque nada de esto serviría de nada sin un software capaz de sacar partido a tal repertorio de especificaciones técnicas. En el caso del OnePlus 9 Pro, OxygenOS 11 es el sistema operativo encargado de hacerlo.

La versión 11 del software de la compañía, basada en Android 11, introduce un enorme número de cambios con respecto a la edición anterior —y no todos buenos, aunque de eso hablaré más tarde—, demostrando que OxygenOS se encuentra en su punto más maduro hasta la fecha, a pesar de haber perdido parte de esa simplicidad que lo definía años atrás.

OxygenOS 11 esconde algunos trucos bajo la manga que acentúan aún más la sensación de velocidad al usar el teléfono.

Tal y como ya era habitual en anteriores terminales de la marca, OxygenOS 11 esconde algunos trucos bajo la manga que acentúan aún más la sensación de velocidad al usar el teléfono. Técnicas como la de acelerar las animaciones de modo que parezca que todo va más rápido, o la capacidad de comprimir la cantidad de memoria RAM que usan las apps y usar parte del almacenamiento interno como memoria de acceso aleatorio para permitir tener un mayor número de aplicaciones abiertas en segundo plano.

A eso hay que sumar los cambios en la interfaz de usuario, destinados a facilitar el uso con una sola mano a través de la adopción de nuevos gestos y elementos más grandes y vistosos, o la decisión de OnePlus de adoptar apps y funciones desarrolladas directamente por Google como la de teléfono o mensajes, así como el nuevo centro de control de dispositivos con sección de tarjetas y pases, directamente integrado en el menú de apagado del teléfono. También se introduce la opción de tener el feed de Google Discover en la pantalla de inicio, una función que no estaba presente por defecto en el OnePlus 8 Pro cuando salió a la venta un año atrás.

La lista de añadidos útiles presentes en el software del terminal continúa, con herramientas como una grabadora de pantalla, un modo de juego, modo de lectura, posibilidad de crear varias instancias de una misma app —por ejemplo, para usar dos cuentas de WhatsApp en el mismo móvil—, decenas de opciones de personalización y, al fin, un modo de “pantalla siempre encendida” útil y configurable, si bien no soy precisamente fan de los estilos de widget de reloj que OnePlus brinda en la actualidad.

Una batería de 4.500 mAh de capacidad es la que se encarga de respaldar todo lo anterior. Y, dado que la capacidad no ha cambiado con respecto al año pasado, tampoco lo ha hecho el resultado obtenido.

Las cámaras traseras del OnePlus 9 Pro

La parte trasera del OnePlus 9 Pro en color plata.

La autonomía del OnePlus 9 pro es correcta. El teléfono puede subsistir sin necesidad de pasar por el cargador durante una jornada completa, pero no mucho más. Esto podría ser un problema para algunos, sobre todo ahora que cada vez más móviles ofrecen autonomías que alcanzan las dos jornadas de uso.

Pero tal y como decía al inicio de esta sección, donde OnePlus ha centrado sus esfuerzos es en la velocidad. En concreto, en la velocidad con la que la batería del dispositivo puede recargarse, ya sea a través de cable o de manera inalámbrica.

La batería del OnePlus 9 Pro es capaz de cargarse de 1 a 100% en menos de media hora.

Utilizando el mismo sistema de batería de doble celda que se introdujo junto al 8T, la batería del OnePlus 9 Pro es capaz de cargarse de 1 a 100% en menos de media hora utilizando el cargador de 65W, incluido en su caja.

Y si los cables no son lo tuyo, siempre puedes recurrir a la carga inalámbrica de 50W, que con solo 10 minutos más es capaz de rellenar por completo la batería del teléfono. En este caso, eso sí, tendrás que pasar por caja y adquirir el cargador inalámbrico oficial, ya sea el de OnePlus o el de OPPO —ambos usan la misma tecnología—.

En caso de que no quieras gastar dinero en el cargador inalámbrico, siempre puedes recurrir a cualquier otro basado en el estándar Qi. En ese aspecto, el OnePlus 9 Pro admite carga de hasta 15W de potencia usando cargadores de este tipo, y hasta 45W de potencia usando cargadores con cable basados en USB Power Delivery.

Todo lo demás

Un buen móvil solo puede llegar a estar entre los mejores cuando su ficha técnica queda respaldada por detalles que aporten valor a la experiencia de usuario. En el OnePlus 9 Pro hay varios detalles de este tipo:

  • El lector de huellas dactilares, situado en la pantalla, ofrece una respuesta rápida y fiable. No obstante, reconozco que me llevó un tiempo habituarme a la nueva posición del sensor —mucho más cerca del borde inferior de la pantalla—.
  • Los altavoces estéreo, afinados a través del sistema Dolby Atmos y con el respaldo de la tecnología Qualcomm Aqstic generan un sonido de calidad, y son capaces de controlar bien la distorsión incluso en niveles altos de volumen.
  • El interruptor Alert Slider sigue siendo una de las señas diferenciales de los móviles de OnePlus. Poder modificar rápidamente el perfil de sonido —sonido, vibración o silencio— sin necesidad de sacar el móvil del bolsillo es extremadamente conveniente. Tanto, que sigo sin entender por qué no hay más marcas que hayan decidido copiar esta idea.
  • La vibración háptica no llega a ser tan agradable como la de los últimos modelos de iPhone o la del Xiaomi Mi 11, pero ofrece una respuesta firme y es capaz de generar efectos bien conseguidos, de los que OxygenOS se aprovecha a la hora de interactuar con algunos elementos de la interfaz.
OnePlus 9 y 9 Pro, trasera

El OnePlus 9 junto al OnePlus 9 Pro.

Lo peor del OnePlus 9 Pro

Ni siquiera el mejor móvil de OnePlus es perfecto. Al margen de sus muchas cosas buenas, también existen algunos aspectos negativos a tener en cuenta.

El cambio de rumbo de OxygenOS

A pesar de no ser el mayor fan del nuevo lenguaje visual de OxygenOS 11 ni del rumbo que la compañía está tomando con respecto al software de sus teléfonos, reconozco todas las bondades de este sistema operativo, y valoro el camino seguido por OnePlus hasta alcanzar este punto de madurez.

Pero eso no quita que OxygenOS sea un software perfecto. Y, de hecho, pienso que puede ser uno de los pocos, sino el único punto débil de este teléfono.

Desde sus inicios en el OnePlus 2, OxygenOS se ha definido por ofrecer una experiencia cercana a la de Android puro. Pero dicha experiencia no iba más allá de lo visual.

El software de los móviles de OnePlus —OxygenOS— guarda más parecido con el de los móviles OPPO —ColorOS— que con el de cualquier móvil con una versión “limpia” de Android.

De hecho, el software de los móviles de OnePlus —OxygenOS— guarda más parecido con el de los móviles OPPO —ColorOS— que con el de cualquier móvil con una versión “limpia” de Android —si es que queda alguno—. Al fin y al cabo, OnePlus y OPPO hace ya tiempo que fusionaron algunas de sus divisiones, y no es de extrañar que la estrategia de ambas compañías pase por compartir cada vez más y más recursos.

El problema está en que, en los últimos años, OxygenOS ha comenzado a adoptar algunas de las manías tan características del software de los fabricantes de origen chino, entre ellas los problemas con la gestión de memoria RAM, las notificaciones o la tendencia a incluir funciones no demasiado relevantes porque sí. Un ejemplo de esto último podría ser el llamado “Modo Zen”, o el hecho de tener que crear una cuenta de OnePlus e iniciar sesión en ella para poder disfrutar de algunas “ventajas exclusivas” —que, honestamente, a día de hoy no aportan demasiado valor—.

Pantalla de los OnePlus 9 y 9 Pro

Los OnePlus 9 y 9 Pro llegan con Android 11.

Lo que intento decir es que OxygenOS parece haber perdido en cierto modo su esencia, y poco a poco va camino de convertirse en una capa de personalización más, con sus muchas bondades y sus cada vez más notables problemas. Y no solo en cuanto a funcionalidades: a nivel estético, la versión actual toma prestados rasgos de One UI, MIUI, ColorOS y la versión de Android que incluyen los Google Pixel, creando así una experiencia carente de la consistencia visual de la que sí pueden presumir todas esas capas.

Bajo mi punto de vista, el software de los móviles de OnePlus se encuentra a día de hoy en mitad de una fase de transición. La época de un OxygenOS que se definía por su simplicidad y por no contar con más añadidos de los necesarios ha quedado atrás, y es probable que no vaya a volver.

Aunque quizá lo más grave de todo sea el hecho de que OnePlus no esté centrando sus esfuerzos en lo verdaderamente importante: las actualizaciones. Hoy por hoy, ni siquiera el OnePlus 9 Pro cuenta con actualizaciones de seguridad mensuales aseguradas. La marca solo se compromete a liberar los parches de seguridad con una frecuencia bimestral, y si bien es cierto que estuvo entre las primeras de llevar Android 11 a sus móviles de referencia —en aquel momento, los OnePlus 8—, a OnePlus no parecen preocuparle demasiado los poseedores de sus anteriores dispositivos de las series OnePlus 7 y 7T, que recibieron Android 11 un día antes de la presentación de la nueva serie.

Eso, sin entrar a valorar la decisión de OnePlus de “abandonar” los OnePlus Nord N10 y N100 tras recibir Android 11, dejándolos con una única actualización del sistema a lo largo de toda su vida útil, aún habiendo sido lanzados con una versión del sistema que ya estaba anticuada cuando salieron al mercado.

Así son las cámaras del OnePlus 9 Pro

El OnePlus 8 Pro estuvo cerca de llegar a colarse entre los móviles con mejor cámara del año pasado, gracias a una configuración de sensores versátil y avanzada, acompañada de un procesado que había mejorado en gran medida con respecto a la generación anterior.

Este año, OnePlus toma lo aprendido y lo mejora, aunque esta vez con la ayuda de una experta en la materia como Haselblad.

OnePlus está empeñada en mejorar la calidad de sus cámaras cueste lo que cueste.

Y es que, durante los próximos tres años, OnePlus y Hasselblad trabajarán juntos con el objetivo de mejorar la experiencia fotográfica de los dispositivos de la marca. En un principio, la marca sueca se ha involucrado en el desarrollo de las cámaras del OnePlus 9 Pro ofreciendo su experiencia en cuanto a perfiles de color y ayudando a OnePlus a obtener una calibración más natural. Pero en un futuro, ambas compañías planean desarrollar hardware conjunto de una manera similar a lo que firmas como Huawei y LEICA llevan haciendo desde hace algunos años.

La parte trasera del OnePlus 9 Pro en Morning Mist

Las cámaras traseras del OnePlus 9 Pro.

Lo que esta colaboración deja claro, es que OnePlus está empeñada en mejorar la calidad de sus cámaras, cueste lo que cueste. Y me alegra poder decir que los primeros frutos de esta colaboración ya son palpables en este 9 Pro.

Comenzando por el hardware, hay que hablar de la cámara principal de 48 megapíxeles que lidera el sistema fotográfico del dispositivo. Se trata de un sensor Sony IMX789 personalizado en base a los parámetros indicados por la compañía, con un tamaño de 1/1.43”, estabilizador óptico y electrónico, y soporte para capturas RAW de 12 bits.

De la fotografía ultra gran angular se encarga otro sensor completamente nuevo. Es el Sony IMX766 de 50 megapíxeles, cuya principal virtud es el uso de una lente “freeform” cuya curvatura única tiene el objetivo de reducir la distorsión característica de las imágenes capturadas utilizando este tipo de angulares.

Tampoco falta el sensor telefoto, siendo esta una de las ventajas del OnePlus 9 Pro frente al OnePlus 9. Se trata de la misma cámara de 8 megapíxeles con estabilizador óptico que ya estaba presente en el OnePlus 8 Pro, y que ofrece la posibilidad de capturar imágenes con zoom óptico de hasta tres aumentos, y digital de hasta 30.

Por último, OnePlus complementa el sistema con un sensor monocromo de 2 megapíxeles, cuya única función es la de capturar imágenes que, al combinarse con las capturas realizadas con el sensor principal, generan fotografías artísticas en blanco y negro más detalladas que si se utilizasen filtros visuales.

En cuanto a la cámara frontal, no hay demasiados cambios con respecto a la pasada generación. Volvemos a contar con el mismo sensor Sony IMX471 de 16 megapíxeles, que actúa tanto a modo de cámara para selfies como a modo de webcam para videollamadas.

Haciendo fotos con el OnePlus 9 Pro

Haciendo fotos con el OnePlus 9 Pro.

Desde el momento que comencé a probar las cámaras del OnePlus 9 Pro, me di cuenta de que, en efecto, el perfil de color mejorado desarrollado junto a Hasselblad es uno de los cambios más importantes de esta generación.

En el pasado, los terminales de la marca han tenido algunos problemas a la hora de representar colores precisos y naturales. y tendían a sobresaturar los tonos primarios con demasiada frecuencia. Este año, este problema ha sido subsanado en gran medida.

Si a eso le sumamos el uso de unos sensores de mejor calidad, y de aún más recursos de los que tirar gracias al procesador de imagen del Snapdragon 888, obtenemos una de las mejores experiencias fotográficas disponibles en la actualidad.

La cámara principal ofrece unos niveles de detalle y nitidez dignos de los mejores móviles del mercado, y el procesado no tiende a añadir detalle artificial salvo en ocasiones muy concretas. El rango dinámico es excelente en cualquier situación, y salvo algunos problemas con el balance de blancos en escenas complejas, y con el ruido al usar el sensor telefoto, la experiencia es realmente satisfactoria.

También es buena la experiencia que obtenemos con la cámara ultra gran angular, probablemente una de las mejores de este tipo que se hayan incluido jamás en un móvil, y llegando a superar en algunas escenas a la de modelos como el Huawei P40 Pro o Mate40 Pro, hasta ahora los referentes en ese sentido.

La cámara ultra gran angular es una de las mejores de este tipo que se hayan incluido jamás en un móvil.

Este nuevo sensor destaca por ser capaz de capturar más luz y generar capturas más nítidas, a la vez que hace un buen trabajo al reducir en cierta medida la distorsión en los bordes. Además, pese a las mejoras, OnePlus no se ha visto obligada a reducir el ángulo de visión de la cámara como sí sucedía con las cámaras ultra gran angular de los móviles Huawei, cuyo angular quedaba reducido a favor de una calidad de imagen superior.

Por último, el sensor telefoto sigue siendo el añadido más adecuado para otorgar la versatilidad que merece el sistema fotográfico de un móvil de esta categoría. Su focal, equivalente a 75 milímetros, viene de perlas para capturar retratos sin distorsión y con rasgos faciales precisos.

De hecho, gracias a la distancia focal de este sensor y su capacidad de generar desenfoque de fondo de manera natural, en ocasiones ni siquiera es necesario recurrir al modo retrato incluido en la app de cámara para capturar imágenes con este efecto. En cualquier caso, dicho modo hace un buen trabajo al recortar el sujeto en primer plano y generar el efecto de fondo borroso.

En escenas nocturnas, los sensores ultra gran angular y principal aún son capaces de ofrecer una buena calidad de imagen, generando capturas luminosas, con un nivel de detalle correcto y sin más ruido del necesario. El sensor telefoto, en cambio, simplemente no está preparado para funcionar en este tipo de situaciones.

Y si queremos sacar aún más partido de las cámaras de noche, siempre es posible recurrir al modo “Paisaje nocturno”, destinado a extraer más luz de las capturas y generar así fotografías más detalladas de noche. Su funcionamiento es bueno, y es posible utilizarlo tanto con la cámara principal como con la ultra gran angular, ya sea al hacer fotos o al grabar vídeo. Dicho modo es capaz de aumentar notablemente la cantidad de detalle capturado, principalmente en escenas en las que la luz aún no ha desaparecido del todo, pero es necesario recurrir a un poco de ayuda externa.

Por su parte, la cámara delantera es capaz de generar capturas bien detalladas al igual que en las pasadas generaciones de OnePlus que ya utilizaban este sensor. La principal mejora reside, de nuevo, en el procesado de rostros, más natural que antaño y sin tender a suavizar los rasgos ni a sobreexponer el tono de piel.

OnePlus 9 Pro, análisis: Hasselblad pone el broche de oro a otro smartphone casi excelente

A la hora de grabar vídeos, el OnePlus 9 Pro se desenvuelve bien, siendo capaz de capturar clips muy detallados y con colores agradables. Además, el sistema de enfoque automático es rápido y preciso.

Sobre la aplicación de cámara no hay demasiado que contar. Mantiene una interfaz simple, con los controles más importantes a mano, y su estética ha sido ligeramente renovada con un botón de obturación que ahora adopta un tono naranja, a modo de referencia al signo más característico de las cámaras digitales de Hasselblad.

He de decir, eso sí, que el tiempo de apertura de la app de cámara utilizando el acceso directo —pulsación doble sobre el botón de encendido del móvil— se antoja algo elevado, aunque confío en que este problema quede subsanado con una futura actualización de software.

El modo “profesional” de la cámara ha sido renombrado a “Hasselblad Pro Mode”.

Al margen de eso, el modo “profesional” de la cámara ha sido renombrado a “Hasselblad Pro Mode”, y algunos de sus ajustes han sido reorganizados. También se ha incluido la opción de capturar imágenes RAW de 12 bits y de añadir una marca de agua con el nombre de OnePlus y de Hasselblad –si es que, por alguna razón, quieres ensuciar tus fotos de este modo–. También se ha añadido la útil función “focus peeking”, que permite elegir un punto de enfoque de una manera mucho más precisa sobre la escena a capturar.

Otra novedad interesante es el modo “inclinación-desplazamiento”, que permite añadir un efecto de miniatura a las imágenes en tiempo real a través de efectos de desenfoque. En el campo de la fotografía, este efecto se llama “Tilt-Shift” o “diorama”.

A modo de conclusión, podría decirse que las cámaras del OnePlus 9 Pro se encuentran entre las mejores del mercado, con un buen nivel de calidad en la mayoría de situaciones y una consistencia que se echaba de menos en las anteriores generaciones de la familia. Aún no alcanza la “fiabilidad” que sí ofrecen las cámaras de los Google Pixel o los iPhone, ni la versatilidad de los modelos Ultra de Samsung o las variantes “Pro” de las familias Huawei P y Mate. Pero es innegable que los avances están ahí, y que la intención de OnePlus poco a poco se va materializando en cámaras cada vez más completas.

OnePlus 9 Pro, opinión y reflexiones finales de Andro4all

Todo aquello que ya era bueno en el OnePlus 8 Pro –y no era poco–, es excelente en este OnePlus 9 Pro. Y los apartados donde aún había margen de mejora han sido los principales objetivos de OnePlus a la hora de construir su nuevo teléfono estrella.

Eso nos deja con uno de los móviles más completos y equilibrados disponibles en el mercado en la actualidad, que si bien no sorprende ni aporta nada nuevo al mercado de la telefonía, sí es capaz de alcanzar las expectativas que teníamos depositadas en él. Y no es que estuvieran precisamente bajas.

Si hay algo claro, es que el OnePlus 9 Pro llega como una declaración de intenciones por parte de la compañía, que desde hace años ha permanecido en el punto de mira por no ser capaz de poner las cámaras de sus mejores móviles al nivel de las del resto de jugadores de su nivel. Las mejoras llevadas a cabo en el hardware y el software de la cámara, y el acuerdo con Hasselblad nos hacen ver que la firma no se conforma con lo conseguido hasta ahora, y confiamos en que, con cada nueva generación, la experiencia fotográfica con los móviles de OnePlus siga mejorando a buen ritmo.

Hoy por hoy, el OnePlus 9 Pro tiene dos competidores directos muy claros. Uno es el Samsung Galaxy S21 Plus, con el que este modelo comparte un buen número de rasgos, y se mueve en un precio similar; el otro, es el propio OnePlus 9, cuyas mejoras con respecto a los OnePlus 8 y 8T lo hacen un móvil mucho más interesante, y sobre todo, con una relación especificaciones-precio mucho más atractiva.

Parte trasera del OnePlus 9 Pro plata

Parte trasera del OnePlus 9 Pro plata.

Precio del OnePlus 9 Pro y dónde comprar

Si quieres comprar el OnePlus 9 Pro, puedes hacerlo en dos configuraciones distintas, con 8 o 12 GB de memoria RAM, y 128 o 256 GB de almacenamiento interno.

Cada una de ellas tiene un precio diferente, y el modelo más barato cuesta 909 euros. Si buscas obtener la experiencia más top, tendrás que desembolsar 999 euros.

Es posible comprar el OnePlus 9 Pro en la tienda online oficial de la compañía. No obstante, también puedes recurrir a otros comercios como Amazon, donde una vez más OnePlus ha decidido distribuir oficialmente sus últimos teléfonos insignia. La fecha de venta al público está prevista para el próximo día 31 de marzo.

Desde el día de su presentación, el dispositivo ya se puede reservar mediante los canales de venta indicados.

OnePlus 9 Pro, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el OnePlus 9 Pro?/th>
A favor
  • Una vez más, una de las mejores pantallas vistas en un móvil hasta la fecha
  • Diseño cuidado, con materiales de buena calidad que otorgan sensación de robustez pese a un peso contenido
  • Rendimiento extremo
  • Carga ultrarrápida por cable y sin él, y soporte para los principales estándares (USB PD y Qi)
  • Apartado fotográfico mejorado con respecto a la anterior generación, con un software a la altura del hardware
En contra
  • El futuro incierto de OxygenOS nos mantiene intrigados debido a las decisiones tomadas por la firma en los últimos años
  • La cuarta cámara no aporta demasiado valor a la experiencia
Conclusiones El acuerdo con Hasselblad y la millonaria inversión de OnePlus dejan claro que la fotografía es una prioridad para la marca. Con el OnePlus 9 Pro, todo aquello que ya era excelente en el 8 Pro se ha refinado al máximo, y las cámaras han sufrido el avance en hardware y software que necesitaban para estar a la altura de las expectativas. El OnePlus 9 Pro marca el inicio de una nueva era para la compañía, y lo cierto es que no podría comenzar con mejor pie.
Puntuación

★★★★★

★★★★★

OnePlus 9 Pro

Una cámara a la altura del mejor OnePlus hasta la fecha.

Temas relacionados: Análisis de móviles, Móviles, Móviles chinos, OnePlus

Nos encanta recomendar el mejor contenido, por eso no te pierdas el siguiente artículo de Christian Collado y no dejes de visitar su página!
Ver Original:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog