fbpx

Consejos imprescindibles para elegir tu próximo TV

Back to Blog

Consejos imprescindibles para elegir tu próximo TV

Con la nueva generación de consolas que prometen masificar el poder jugar en 4K, muchos vamos a estar tentados de cambiar nuestros televisores, algo que no solemos hacer seguido. Esta guía busca explicar de forma simple y rápida las funciones y características que deberías considerar claves para tener la mejor experiencia posible con las futuras consolas o PC y que te van a asegurar haber hecho una buena inversión que dure en el tiempo.

Estos son los puntos claves que no podés dejar de analizar al momento de comprar:

Puertos HDMI 2.1

¿Por qué es importante? Para poder ver contenido 4K a 120 cuadros por segundo.

Hasta ahora nadie le prestaba importancia a la versión de HDMI de los puertos sino a la cantidad que traía nuestro TV. Bueno, eso cambia hoy, porque si lo que querés es poder eventualmente ver contenido 4K a 120fps, vas a necesitar que esos puertos sean HDMI 2.1. Y no solo eso, los cables que usen tienen que soportar ese standard. Si, leíste bien, no te voy a recomendar comprar cables Monster bañados en oro, pero si vas a tener que buscar cables con certificación Ultra High Speed.

Muchas de las características que vas a leer en este artículo forman parte del estándar pero lamentablemente no siempre los fabricantes cumplen con todas ellas.

Soporte High Dynamic Range (HDR)

¿Por qué es importante? No vas a perder detalles en las imágenes en escenas muy claras o muy oscuras.

El rango dinámico es la capacidad de una pantalla de mostrarte diferentes luminosidades de colores. Dicho de otra manera, es la posibilidad de incluso en escenas muy oscuras o muy claras, seguir viendo detalle en lugar que todo sea una mancha blanca o negra. Cuando un televisor tiene un rango dinámico bajo, algo que aplica igual para el sensor de una cámara de fotos, llega un momento que los diferentes tonos de grises dejan de serlo y son todos el mismo color. Estés en un extremo u otro de la luminosidad, vas a querer que tu TV pueda seguir mostrando diferencias.

Al momento de comprar un televisor, lo ideal es buscar uno que soporte el estándar HDR10+, aunque según el rango de precio donde te muevas, probablemente vas a conseguir solamente HDR10. Para explicarlo de forma simplificada, es bueno hacer dos acalaraciones. Una es que un panel normal de 8bits es capaz de mostrar 256 tonalidades para los colores básicos, los que soportan HDR10 son paneles de 10bits, que son capaces de mostrar 1024 tonalidades. La otra aclaración es la diferencia entre HDR10 y HDR10+ y esta cae en que con el estándar más exigente, cada escena puede tener sus propios metadatos que le informan al TV como tratar la iluminación, con HDR10 esa información no es dinámica, sino que se notifica una vez al comienzo de la reproducción del contenido.

¿Hay más estándares? Claro que si, pero por el momento, HDR10 se perfila como el ganador, especialmente porque es abierto y no requiere pagos de patentes.

Otro punto importante es que el soporte de HDR no dice todo, aquí el nivel de contraste es clave, a mayor contraste, mejor debería ser el HDR. Los paneles OLED tienen ventaja aquí pero no significa que en los LCD el HDR tenga que ser malo. Un LCD con local-dimming puede ofrecer una experiencia igual de buena.

Variable refresh rate o Frecuencia de actualización variable (VRR)

¿Por qué es importante? Permite una experiencia más fluida, sin tearing o stuttering.

Aunque técnicamente es parte del estándar HDMI 2.1, algunos modelos de TV lo soportan aunque no tengan esos puertos y algunos TV dicen tener puertos HDMI 2.1 y no soportar VRR.

Se trata de una tecnología adaptativa que permite que el juego corra de forma fluída aunque no llegue al refresco esperado. No todos los juegos corren con un framerate estable, algo que en PC es más normal, y gracias a esta tecnología, no vas a ver tearing o stuttering porque hace cambios en tiempo real.

Dependiendo el fabricante, podés encontrar TVs que soportan el standard de AMD, llamado FreeSync o el de NVIDIA, conocido como G-SYNC. Si tenés pensado conectar tu PC a un televisor, revisa bien que este soporte el estandar de tu tarjeta de video, la opción segura es que soporte ambos, algo que suele encontrarse en varios televisores LG.

Auto low latency mode o Modo Automático de Baja Latencia (ALLM)

¿Por qué es importante? Reduce en forma automática el procesamiento de imágenes para reducir la latencia cuando juegas.

Una de las primeras cosas que te recomiendan al configurar un TV para jugar es apagar, al menos para la entrada donde conectas tu consola o PC, todo el procesamiento de imágenes que cualquier televisor realiza, esto busca mejorar la calidad de imágen en condiciones normales, pero al jugar, agrega latencia, es decir, incrementa tiempo entre que envías un comando y este está reflejado en la pantalla. Dependiendo del modelo de TV, esto puede ser muy molesto o imperceptible. Con este modo, la consola avisa al TV el tipo de señal y todo sucede sin tu intervención.

Los TV’s hoy pasan a ser casi una obra de arte (así cuestan).

Tasa de refresco de 120Hz

¿Por qué es importante? Aumenta considerablemente la fluidez percibida del juego.

A esta altura, no deberíamos estar teniendo la discusión si los juegos deberían correr a 30, 60 o más cuadros por segundo. Es cuestión de experimentarlo para pedir más. Habiendo aclarado eso, les tengo malas noticias, porque este modo es tal vez el más complicado de constatar en un TV, porque los fabricantes hablan hace años de tener paneles de 120Hz cuando en realidad son de 60Hz. A la hora de comprar, busquen reseñas detalladas o revisen las especificaciones del TV si tienen suerte que sean lo suficientemente claras para estar seguros que el panel es de 120Hz.

Tiempo de respuesta y latencia

¿Por qué es importante? Evita el ghosting en las imágenes y da una mejor experiencia de juego.

Aunque el televisor soporte ALLM, esto no garantiza que el tiempo de respuesta del mismo sea bajo y que tu experiencia sea la mejor posible. Nunca dejes de revisar estos valores al comprar un televisor o un monitor.

El tiempo de respuesta es el tiempo que le lleva a un pixel a cambiar de color, por lo que si ese valor es alto, cuando algo se mueve rápidamente aparece el famoso y nefasto ghosting. Como buena referencia, si el tiempo de respuesta es inferior a 35ms no deberías notarlo, aunque hoy no sorprende encontrarse con TVs con tiempos muy por debajo de esos valores.

Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog