fbpx

El estándar olvidado que “volaba” a 15.000 RPM

Back to Blog

El estándar olvidado que “volaba” a 15.000 RPM


Hace 16 años se introdujo el estándar SATA en el mundo de la Informática, y poco a poco, terminó con el reinado de una interfaz que era tan, pero tan superior a su competencia (en precio y en performance) que terminó viéndose poco en el ámbito de consumo.

SCSI, acrónimo de Small Computer System Interface se conoció en estos lares casi exclusivamente por ser “el otro estándar” de conexión de Discos Duros (aunque el conector permitía utilizar otros periféricos cómo Grabadoras de CD o Scanners) y la realidad es que por aquellos tiempos, ver una PC con un HDD SCSI era lo más parecido que viajar al futuro.

Y hoy es el futuro. Tenemos unidades SSD, M.2, Intel Optane y más, pero a principios de este Siglo era realmente una hermosa experiencia disfrutar cómo una unidad SCSI ofrecía una experiencia de uso tan violenta y abismal respecto al tan extendido – por entonces – estándar Parallel ATA (también conocido como IDE).

Ah, y ni hablar si se armaba un RAID con discos SCSI. Eso ya era demasiado.

Un Seagate Cheetah de 320GB. De los últimos HD con esta conexión.

Diseñados para el ámbito corporativo, no era sencillo cruzarse con equipos de consumo que tengan dispositivos SCSI en sus extrañas. Sin embargo en mi ¿juventud? me ha tocado mantener algunos equipos que dependían de esta tecnología y era un placer.

Por entonces, dedicarse al vídeo profesional – tanto particular o como parte de una pequeño canal de cable – hacían casi obligatorio contar también con una unidad SCSI. Y es que, comenzando por el hecho de que los discos internos giraban a 15.000RPM cuando un disco IDE lo hacía como mucho a 7200RPM y sumado a los 320mb/s de máxima transferencia alcanzable contra los 133 MB/S del estándar generalista lo volvían casi oblitatorio para no sufrir los malditos “cortes” en las previews de las ediciones.

Asimismo, la calidad constructiva de estos discos era superior a la media. Eran pesados, sólidos, y desde los conectores hasta la placa lógica era evidente que la fabricación de los mismos contaba con mejores materiales y, obviamente, un control de calidad mucho mayor con el objetivo de durar mucho tiempo y soportar las tremendas velocidades de giro que erogaban.

Actualmente el estándar SCSI derivó en el SAS (Serial Attached SCSI) que en resumen es “el SATA de SCSI” y que inclusive se diseñó para permitir que las placas SAS soporten unidades SATA para usos con requerimientos básicos, aunque no es posible conectar una costosa unidad SAS en un motherboard con conexión SATA.

Todavía recuerdo las ganas que le tenía a aquel Motherboard TYAN que contaba con un Dual Pentium 3, muchos slots de RAM Y por sobre todo conectores SCSI en la misma placa (nada de placas PCI) que literalmente “volaban” con ese par de HDD SCSI cuyo ruidito a moto de carrera resuenan en el taller. Pareciera que sigo esperando que aquel muchacho que filmaba las jineteabas y luego editaba y vendía los videos de las mismas me lo ofrezca. O quizás, ya sea un poco tarde.



Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog