fbpx

El teléfono más impresionante que vi en mi vida

Back to Blog

El teléfono más impresionante que vi en mi vida


Muchas personas, especialmente los fanáticos de Apple, creen que los smartphones se inventaron cuando Steve Jobs lanzó el iPhone.

Pero la realidad fue otra. Yo siempre digo que Steve Jobs logró concebir y unificar el concepto Pantalla, OS y ecosistema como nadie lo había hecho antes, logrando que los smartphones comenzaran a ser un poco más de Smart que de Phones pero antes de su gran creación existieron equipos realmente buenos e incluso, algunos definitivamente impresionantes.

De hecho, podríamos decir que antes de que el iPhone impusiera un estándar (porque después de él siempre intentaron de alguna u otra manera copiarlos) los fabricantes tenían mucha mas libertad para intentar generar soluciones para los deseos de los usuarios. Eran épocas de innovaciones constantes y donde, de una generación a otra, la tecnología avanzaba a saltos más agigantados que ahora donde los cambios suelen ser sutiles.

El equipo que hacía lo que los demás no

Hay que ubicarse en tiempo y espacio. Cuando salió el Nokia N95 al mercado, la mayoría de los usuarios de telefonos celulares teníamos dispositivos muy básicos. Tanto, que por lo general ni siquiera reproducían MP3. En mi caso, cuando conocí el N95 tenía un Nokia 5200 que tenía como novedad una cámara que sacaba fotos parecidas a las del Game Boy Camara en resolución VGA (640×480) y soportaba algún que otro jueguito en JAVA y ver a un dispositivo TAN SUPERIOR cómo el N95 no hizo más que acrecentar el mito que todavía aún perdura.

Tapa deslizada: modo “teclado”.

Y es que hoy, por poner un ejemplo, podemos comparar un MOTO E con un iPhone 11 PRO por poner un ejemplo y darnos cuenta que existe una diferencia abismal en la potencia y en la calidad del hardware, pero la realidad es que todo – o casi todo – lo que hacemos con uno, también lo podemos hacer con el otro.

Tapa deslizada: modo “multimedia”.

Pero allá en el 2006, el que tenía un N95 podía sacar fotos que tenían una muy buena calidad para su época y hasta contaba con una cámara frontal, algo inédito por entonces. Si bien Symbian siempre fue bastante tosco, hay que reconocer que era un OS completamente funcional y parecía sacado de una película de ciencia ficción si lo poníamos al lado de la mayoría de los celulares de ese entonces.

Contaba con 3G (para su época era lo que es 5G hoy), Radio FM, GPS (y una App de Garmin que era una exquisitez y todos nos volvíamos locos por tener uno de estos y poder usar el famoso “proyecto Mape.ar” en un celular) e incluso con WiFi. El N95 era una navaja suiza de tecnologías bastante bien implementadas. Una maravilla que entraba en el bolsillo y por si fuera poco… ¡era muy lindo el hijo de mil!

Que gran teléfono fue el Nokia N95. Quizás fue el pico máximo de genialidad de Nokia en aquel joven mercado de celulares. Después de este teléfono se vio claramente cómo la marca se durmió en los laureles y los sucesores de este tanque Sherman de la telefonía dejaron bastante que desear, innovando poco y fallando mucho (a la mente se me viene el mediocre N96 y el nefasto N97, equipos que deberían ser materias de estudio para cualquiera que se quiera dedicar a este mercado).

Después del N95 han pasado por mis manos decenas de Smartphones, cada vez más complejos y con un estado de arte que los ha ido acercado tanto a la perfección que tienen actualmente que cuando volví a ver un N95 hace unos meses me di cuenta lo mal que había envejecido. Así y todo, nunca volví a sentir nada igual a aquella tarde de principios de 2007 cuando un cliente me dió un N95 para que le configuremos algunas cosas y pude disfrutar de esta maravilla adelantada a su época por un par de horas.

El mito había nacido para nunca más morir.



Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog