fbpx

Esta marca cervecera australiana combatirá el cambio climático con algas

Back to Blog

Esta marca cervecera australiana combatirá el cambio climático con algas

Nos encanta recomendar el mejor contenido, por eso no te pierdas el siguiente artículo de Andrea Núñez-Torrón Stock y no dejes de visitar su página!
Ver Original:

La compañía cervecera australiana Young Henrys ha hallado en las algas el ingrediente perfecto para alcanzar la neutralidad de carbono. Así es su puntero proyecto para combatir el cambio climático.
¿Qué tienen que ver las algas y la cerveza? A priori elementos dispares, las primeras pueden ayudar a la segunda a conseguir una huella de carbono neutral. Al menos ese es el propósito de la compañía cervecera australiana Young Henrys, que quiere luchar contra el cambio climático. El proceso de fermentación que ocurre durante la producción de cerveza libera cantidades masivas de dióxido de carbono (CO2), algo que la empresa quiere contrarrestar con ayuda de las algas.

Teniendo en cuenta que a un árbol le lleva dos días absorber el CO2 liberado de la producción de un paquete de seis cervezas, se buscaba una solución más rápida, hallada en las algas cultivadas de forma interna: estas absorben el CO2 liberado pero además producen tanto oxígeno como dos acres y medio de tierra salvaje. En comparación con los árboles las algas son hasta cinco veces más efectivas para la absorción de carbono, según la compañía de tecnología Hypergiant.

Este biorreactor con algas acuáticas absorbe un 400% más de CO2 que los árboles

“Este es un proyecto único y el objetivo no es obtener ganancias. Es crear algo que luego podamos compartir con otras personas para adaptarlo y usarlo”, reveló Oscar McMahon, cofundador de Young Henrys, a Food Tank. Junto con la Universidad de Tecnología de Sydney, se utilizarán dos biorreactores para cultivar algas. El primero de ellos contiene CO2, oxígeno y algas, mientras que el segundo tiene los mismos ingredientes pero se conecta a un tanque de fermentación. El CO2 adicional generado en el proceso fluye hacia el biorreactor. 

Tal y como explica McMahon, al final de cada día, el biorreactor de control contiene constantemente un 50% menos de algas, demostrando que aquellas que se encuentran en el biorreactor experimental consumen con éxito el dañino gas de efecto invernadero. El proyecto durará al menos un año más y esperan encontrar usos adicionales para el organismo: actualmente experimentan para incorporar algas en alimentos, productos farmacéuticos y bioplásticos. Para conseguirlo están consultando con ingenieros y grupos de la industria que permitirán hacer los procesos escalables.

No son los únicos, ya que múltiples marcas en todo el mundo se encuentran fabricando con esta materia prima productos tan dispares como barras energéticas, suplementos dietéticos, batidos de proteínas y multitud de alimentos.  McMahon describe la belleza de las algas y los microorganismos utilizados en la fermentación de la cerveza como “organismos ying y yang, cosas similares que viven en grandes tanques de líquido que realizan trabajos opuestos y corrigen la huella de carbono”.

Fuente | Food Tank

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog