fbpx

Estas son las dos únicas partes del cuerpo que nunca paran de crecer

Back to Blog

Estas son las dos únicas partes del cuerpo que nunca paran de crecer

Nos encanta recomendar el mejor contenido, por eso no te pierdas el siguiente artículo de Andrea Núñez-Torrón Stock y no dejes de visitar su página!
Ver Original:

Aunque probablemente creas que tras los últimos estirones de la adolescencia tu organismo cambia pero no crece, existen dos partes del cuerpo que nunca dejan de aumentar de tamaño en los seres humanos.

Cuando somos pequeños, una tradición en muchas familias consiste en ir marcando cómo nuestra altura cambia, haciendo marcas con un rotulador en alguna pared como huella nostálgica del paso del tiempo. Cuando nos hacemos mayores, el proceso es a la inversa, ya que perdemos algunos centímetros durante la vejez, mientras que nuestro organismo se contrae. Sin embargo, existen dos partes concretas del cuerpo que jamás dejan de crecer. 

Incluso cuando tu talla de zapatos se ha estancado y aquellos estirones casi terroríficos de la pubertad han quedado atrás, dos partes importantes de tu cuerpo prosiguen su avance: se trata de la nariz y de las orejas. ¿Por qué no paran de crecer? Porque sus células no dejan de multiplicarse. En el resto del cuerpo, cuando las células óseas, musculares y grasas, dejan de duplicarse, dejamos de crecer.

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando trabajas más de 40 horas a la semana?

Esto no significa que las células en sí mismas no puedan crecer –como cuando desarrollamos músculo-, o encogerse –como cuando quemamos grasa-, sino que en la mayoría de partes del organismo dejan de dividirse, por lo que su número está bloqueado y no aumenta una vez que pasamos la pubertad.

Lo que hace de nuestras narices y oídos elementos únicos en el organismo es precisamente su composición, ya que están hechos de tejido blando envuelto en cartílago, que sigue creciendo a lo largo de toda nuestra vida. Dicho de otro modo, tenemos más células en las orejas y en la nariz a los ochenta años que en la veintena, y de hecho, tal vez hayas podido percibir que algunas personas mayores parecen tener estas partes del cuerpo de mayor tamaño, algo que no se debe a la gravedad, ya que no crecen solo hacia abajo, sino en ambos sentidos.

Puede que te preguntes por qué no figuran el cabello o las uñas entre las partes del cuerpo que no paran de crecer. Aunque habitualmente lo hacen, y a considerable velocidad -lo que hace que las tengamos que cortar con frecuencia-, su crecimiento es genético y difiere según la persona. Por ejemplo, la calvicie es hereditaria o algunas personas carecen de vello corporal. Mientras, en silencio y de forma imperceptible, la nariz y las orejas siguen creciendo con el paso de los años.

Fuente | The Healthy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog