fbpx

Los 10 mandamientos para tu próxima PC Gamer

Back to Blog

Los 10 mandamientos para tu próxima PC Gamer

Hace unos años hicimos un rejunte con consejos para armar una PC para juegos, o mejor dicho, una PC Gamer.

Y si bien muchas cosas siguen mas o menos igual, varias han cambiado. Así que, basándome en aquel decálogo creado por Roland (te mando un abrazo donde estés) en el difunto BBS de Tecnovortex, se me ocurrió armar estos nuevos mandamientos que le pueden servir a más de uno en este mundo pandémico y con el precio de las placas de vídeo por las nubes gracias a los mineros de Bitcoin.

1 – Decile NO a los microprocesadores de alta gama: Salvo que seas sobrino del tío rico, no es una excelente idea comprarme el mejor Ryzen 7 o Core i9 para jugar. A ver… es cierto que son los procesadores que las marcas usan para mostrar quién la tiene más grande pero en la vida real los programadores, al saber que los precios de estos procesadores suelen ser excesivos, suelen regular los requisitos de los juegos, por lo que con un procesador de gama media o media alta estamos más que cubiertos por unos cuantos años.

Y lo mejor, es que muchas veces las diferencias entre un procesador de U$D 600 con uno de U$D 400 no son tan drásticas cómo para que valga la pena la inversión, de hecho, en muchos casos ese dinero se puede aprovechar para comprar una fuente de mejor calidad, o más almacenamiento.

Lo puse cómo primer punto ya que durante años los ensambladores ponían casi como único detalle el procesador.

¡Si habré visto anuncios del tipo “PC Gamer Core i7” y cuando veías la letra chica tenía una placa de vídeo paupérrima!

2 – Los APU’s se la bancan… un poco más que antes. Hace años, no recomendaba ninguna APU porque básicamente apestaban, pero las cosas han cambiado. Y si bien – obviamente – no vinieron a reemplazar a las placas de vídeo porque terminarían canibalizando el mercado, existen procesadores con vídeo integrado que son bastante decentes para correr videojuegos.

El tema con las APU’s es que, a diferencia de generaciones anteriores, cómo procesadores son muy buenos también. Por dar un ejemplo, el Ryzen 5 3400G es un muy buen procesador si le sacamos la parte gráfica (aproximadamente equivale a un Ryzen 5 2600).

Entonces… lo interesante del caso de las APU’s es cuando la persona no tiene el dinero para armarse TODA UNA PC pero ya quiere algo, entonces ahí es donde le recomiendo un procesador cómo el Ryzen 5 3400G y les digo que si bien van a poder jugar a muchos juegos, van a necesitar agregar una placa de vídeo discreta para tener una experiencia realmente agradable. Lo interesante de todo esto es que con un presupuesto limitado ya es posible armar algo muy interesante para viciar a juegos de años atrás o a los E-Sports de la actualidad.

3 – Esquivale a los discos rígidos magnéticos. Los viejos y queridos discos rígidos magnéticos ya fueron, y hace un tiempito estuve escribiendo sobre ello. Hoy, salvo para situaciones en donde el almacenamiento debe ser masivo, ya no se justifica poner uno en una PC, y más si es Gamer.

Desde que los SSD’s se pusieron a un precio competitivo, lo recomendable era “SSD para el Windows y HD para datos” pero desde hace varios meses existen discos de estado sólido a un precio que ya dejó obsoleta también esa decisión.

Mi recomendación es: Si andás cortina de dinero, arrancá con un SSD barato (cómo el WD Green de 1TB como único dispositivo) y si tenés algo más de presupuesto, metele un M.2 NVME de 256 y un SSD barato de 1TB como “secundario”.

4 – Comprá una buena fuente, si, pero no tan “grande”. No pienses en un SLI o cosas raras que seguramente no llegues a implementar ni  tampoco pienses tan a futuro. Hoy con una fuente de 600 Watts certificada y de marca reconocida vas a poder alimentar a tu PC por años sin pasar ningún sobresalto y en caso de que en algún momento tengas la posibilidad de meterle una RTX 3090 date por seguro que comprar una fuente más potente no va a ser problema para tu billetera.

La tendencia del consumo, en general, va a la baja (salvo los placones de alta gama) y hasta 500 Watts suelen ser suficientes para casi cualquier configuración.

5 –  No compres procesadores “hechos para overclock”. Existen procesadores que vienen diseñados – o mejor dicho, liberados – para hacer overclock. Tanto Intel cómo AMD tienen sus versiones que permiten meterle mano pero a la vez suelen ser más costosos, y les puedo asegurar que el 80% de los que compra un procesador unlocked nunca lo overclockea.

Ahora, si le vas a meter mano, comprá de una porque es un mundillo maravilloso.

Increíble PC estilo retro (usó un gabinete con más de 20 años).

6 – No cambies el disipador, no tiene sentido: Así es, los actuales hacen bien su trabajo sin excesivo ruido. Puede sonar ratón, pero cada peso que ahorres y pongas en vídeo te da mas FPS (N de R: Es cierto. Salvo que vayas a hacer Overclocking a full o seas un enfermo de la reducción de los ruidos, el cooler stock alcanza y sobra en la mayoría de los casos).

Y… también hoy es buena idea pensar en watercooling, pero cómo dije arriba, siempre y cuando pienses en sacarle más jugo del que el procesador da. Existen excepciones, claro, cómo por ejemplo el Core i5 10400f o el Ryzen 5 3600x cuyos coolers de fábrica les quedan un poco… justinianos.

7 – Gastá unos mangos de más en un mother de gama media: Al igual que los 2 puntos anteriores, la mayoría de las features que brindan los motherboards actuales de gama alta se pueden aprovechar en situaciones particulares, por ejemplo, cuando se tiene un procesador de gama alta, memorias ultrarrápidas y una placa de vídeo excesivamente potente (por el tema del ancho de banda).

La realidad es que con un motherboard de gama media (basada en el chipset B450 o B550 en el caso de AMD por dar un ejemplo) cualquier persona que se quiere armar una “buena PC” tiene todo y más. Por otro lado, es buena idea esquivar los motherboards de gama baja, ya que esos si que vienen recortados de todos lados (tanto que suelen traer 2 slots para poner memoria RAM).

Pero… porque siempre hay un pero… a veces hay motherboards de alta gama a excelente precio, ahí si valen la pena.

8 – Nunca compres las versiones caras de tarjeta de vídeo dentro del modelo que querés. Lo mejor es comprar las versiones medias para abajo, en general las mas baratas nunca ofrecen tanto ahorro y pueden ser ruidosas o calentonas, pero a veces son una opción, las caras no ofrecen un plus de rendimiento que justifique el sobreprecio, hablamos de < 5% de diferencia entre la mejor y la peor versión. Además, es buena idea comprar marcas reconocidas, primer por el soporte (porque las placas a veces fallan) y segundo porque la calidad entre fabricantes varía bastante. Recomendadas: EVGA, MSI, GIGABYTE y ASUS.

9 – No gastes en gabinete: Todo lo que necesitas es 1 cooler trasero 😉

10 – Considerá usado. Existe un INMENSO mercado de segundamano en cosas para PC a precios, muchas veces, irrisorios. Por dar un ejemplo, hace unos días compré una Geforce GTX 1080Ti EVGA a ar$55000 que hoy disfruto. Obviamente el riesgo puede llegar a ser alto (más que nada en placas de vídeo, no así en las otras partes) pero con los cuidados correspondientes se puede hacer muy buenos negocios.

Siempre recomiendo chusmear el marketplace de Facebook y foros cómo el de usados de 3DGames.

Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog