fbpx

Los bosques son cada vez menos antiguos y frondosos por el cambio climático

Back to Blog

Los bosques son cada vez menos antiguos y frondosos por el cambio climático

Nos encanta recomendar el mejor contenido, por eso no te pierdas el siguiente artículo de David Hernández y no dejes de visitar su página!
Ver Original:

El cambio climático y las acciones de los seres humanos están provocando que los pulmones de la Tierra sean menos efectivos respecto a cómo lo eran hace un siglo, dado que nuestros bosques cuentan con árboles más jóvenes y menos altos.

Una reciente investigación arroja una conclusión preocupante asegurando que los bosques presentes en nuestro planeta son cada vez menos frondosos y más jóvenes a causa del cambio climático, y eso será perjudicial a largo plazo para nuestro bienestar social.

Un nuevo estudio arroja a la luz que los bosques de nuestro planeta se están transformando en respuesta a una combinación de acciones humanas y procesos naturales como incendios forestales, que hace que estén perdiendo sus árboles de mayor antigüedad y sean menos frondosos.

Los bosques son cada vez menos frecuentes a pesar de que albergan una gran variedad de vida y también de especies de plantas que ayudan a que nuestro planeta cuente con unos buenos pulmones gracias a su capacidad para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera y capturarlo en estado sólido como biomasa.

Sin embargo, tanto por el cambio climático como por la extracción de madera y a distintos procesos, se está poniendo bajo tensión a los bosques de todo el mundo, y un nuevo estudio global que ha utilizado observaciones satelitales y examinado más de 160 artículos sobre el impacto del cambio climático, ha llegado a la conclusión de que nuestros bosques son cada vez menos frondosos y con árboles más jóvenes.

Así que comparándolos a cómo eran nuestros bosques hace un siglo y como son ahora se ha llegado a dicha conclusión de que son menos frondosos y con árboles más jóvenes, con lo que los pulmones de la Tierra habrían ido a peor en los últimos 100 años.

Para ello en la investigación se han discutido tres condiciones para dictaminar la dinámica de lo que es un bosque saludable como es el reclutamiento, que es la afluencia de nuevas plántulas que algún día se convertirán en árboles jóvenes; también el crecimiento, que es un indicador del aumento neto de la biomasa; y finalmente la mortalidad, que es la pérdida de la capacidad de una planta para reproducirse.

Fragments of extinction: escucha los últimos bosques vírgenes del planeta

Antiguamente existía un equilibrio entre esos tres factores, pero actualmente el hombre y el cambio climático lo están poniendo en tela de juicio. Así que el aumento de las temperaturas globales, dificulta mucho más la fotosíntesis de los árboles y las plantas, lo que está matando mucho más a los árboles que antes, y también les está dificultando la regeneración y su crecimiento. Esto último ha provocado que los bosques sean menos frondosos al ser estos árboles más pequeños y menos altos.

También estas altas temperaturas están influyendo en que se da lugar a un mayor número de sequías al año, lo que está provocando mayor estrés en estos árboles y algunos mueren directamente.

Como conclusión se recoge que la continua transformación de los bosques vendrá acompañada de una pérdida de biodiversidad, ya que los cambios en este hábitat harán la vida más difícil para los animales que viven en estas zonas que anteriormente eran densamente boscosas.

[Vía: NewAtlas]

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog