fbpx

¿Por qué la unidad (disco) C: se llama así?

Back to Blog

¿Por qué la unidad (disco) C: se llama así?

Desde que Windows se llama Windows, éste asigna una letra a cada unidad.

Por defecto, a la partición donde se instala el Sistema Operativo la nombra C: y sigue, sucesivamente y hasta el infinito Z: utilizando letras hasta bautizar a todas las particiones. El orden es el siguiente:

1) Se le asigna C: a la primera partición primaria donde está el mismísimo Windows.

2) Se la asignan las siguientes letras, sucesivamente, a las particiones lógicas en la partición extendida.

3) Se le asignan las demás letras y así sucesivamente al resto de las unidades físicas, siempre respetando el hecho de que primero se asignan a las particiones primarias y luego, las lógicas.

4) Una vez asignadas todas las particiones, se asignan las unidades ópticas y externas (USB, memorias SD).

Como vimos, es bastante sencillo cómo trabaja Windows a la hora de nombrar particiones, es algo que se puede cambiar, claro, pero por lo general está tan universalizado que se mantiene así. Una buena práctica, además, es la de nombrar las unidades de red desde atrás hacia adelante en lo que al abecedario se refiere (es decir Z, Y, X y así…) con el fin de que no se «pisen» unidades reales con unidades de red.

Ahora, la pregunta…

¿Porqué Windows comienza asignando la C: y no la A:?

La respuesta puede parecer tan simple para los que tienen más de 25 años y usaron DOS y/o Windows 3.1 y Windows 95. Pero a su vez, quizás no lo es tanto para los más jóvenes cuyas primeras armas en la informática comenzaron con Windows XP. Veamos, la historia indica que las unidades A: y B: fueron utilizadas durante muchos, pero muchos años para designar a las unidades de disquetes.

disquetera-apple
Apple manejaba de distinta manera las unidades pero… ¡que hermosas eran estas disqueteras!

En HowToGeek citan una excelente respuesta hecha por Alan Davis, un geek de antaño.

Las primeras computadoras no tenían disco duro. Tenías una unidad de disquete, y eso era todo. Solo tenías una unidad que era común para arrancar desde un disquete y luego poner en otro con programas y datos, a continuación, ejecutarlos. Una vez que la PC arrancaba el programa, el equipo solicitará que uno volviera a a insertar el disco de arranque por lo que podría utilizar la línea de comando. La copia de datos de un disco a otro era algo así: Primero se ponía el disquete fuente («Inserte disco de origen en la unidad A: ) y una vez que se cargaban los datos en memoria debíamos poner el disquete destino («Por favor, inserte el disco de destino en la unidad A:»)

Pero llegó el momento en que las PC mas caras comenzaron a venir con dos disqueteras. Por lo general una se usaba era para arrancar y ejecutar programas comunes y la otra para guardar los datos y ejecutar programas específicos). Y así era común que el hardware de la placa base venga con la capacidad de que se puedan conectar dos unidades de disquete. En ese momento también se comenzaban a lanzar las primeras computadoras con disco rígido. DOS era el Sistema Operativo y se decidió que la unidad para los mismo sería C: y así sucesivamente.

Luego vendría la norma Plug&Play, que permitiría «ablandar» muchos aspectos que hasta entonces eran muy rígidos. Sin embargo, hasta ese momento se había creado muchísimo software, y la mayoría de éste estaba programado con la «lógica» de que la unidad de disco duro era C: y las disqueteras A: y B:

Así que en gran parte la razón de comenzar el disco duro en la C es para la compatibilidad hacia atrás.  Mientras que los Sistemas Operativos se han abstraído en lo que respecta a unidades en gran parte, todavía tratan a A: y B: de manera diferente, por ejemplo a la hora de que las unidades puedan ser retiradas del sistema sin alterar el sistema operativo, «cachear» los datos y algunas cosas más propias de los disquetes

Cuando los dinosaurios reinaban en la tierra...
Cuando los dinosaurios reinaban en la tierra…

Así es. Por retrocompatibilidad y por ¿respeto? Windows sigue reservando las unidades A: y B: para disqueteras. Aún, cuando casi no se consiguen motherboards con el conector Legacy, si se consiguen – bueno, al menos «existen» en el mercado – disqueteras USB.

Como dato anecdótico y para ir terminando: los primeros floppy o disquetes de 5¼ pulgadas (y de doble densidad) tenían una capacidad de 360 kB, algo así como 0.00036GB de 720KB, es decir, algo así como 0,00072GB. Impresionante, ¿no?

Un agradecimiento especial a los comentaristas que dejaron su sapiencia en las correcciones.

 

Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog