fbpx

Viviendo en el futuro con los Galaxy Buds

Back to Blog

Viviendo en el futuro con los Galaxy Buds

A veces, en retrospectiva, creo que me estoy volviendo viejo.

¿Las razones? Muchas. Una de ellas es que en ciertas circunstancias considero que “lo que ya tengo está bien para lo que necesito”, algo así cómo decía el abuelo Simpson cuando comentaba que “en mi época los autos marcaban yardas por hora y para mi estaba bien”.

Es por eso que cuando compré mi último Smartphone – un Samsung Galaxy Note 10 – y me vino con los auriculares Galaxy Buds (versión 1.0) de regalo los dejé en su cajita, cerrados, durante mucho tiempo y cuando quería escuchar música utilizaba los viejos, queridos y duraderos Anker Earbuds Slim que a esta altura podemos catalogarlos cómo una de las mejores compras que he hecho en mi vida.

¿Para qué, si así estoy bien? Grave error

Cómo todo buen capitalista, mi idea fue vender estos auriculares y con ese dinero comprar algo para la PC, cómo por ejemplo un buen mouse cómo el Logitech G502 Hero. Los publiqué por un buen tiempo pero las ofertas que recibía eran bastante penosas. Si además a todo esto le sumamos los inconvenientes logísticos de la pandemia, la decisión en un momento fue decir “ma si, abro la caja y los uso”. Ahí es donde comienza este breve análisis de los Samsung Galaxy Buds.

Los auriculares son del tipo “true wireless” porque a diferencia de la generación anterior de auriculares bluetooth (y copiando a los EarPods) se tratan de 2 cositos que nos ponemos en los oídos y no existe ningún cable o cosa que los una. Son livianos, y una vez que le encontramos la forma para que entren en nuestros oídos – ya que en parte copian la forma del huequito de las orejas – dejamos de sentir que lo tenemos puestos salvo por una cosa: la aislación acústica es tan, pero tan buena, que a veces asusta. Más que nada cuando no estamos escuchando nada ya que literalmente, no escuchamos nada

Estos cositos traen controles táctiles. Los cuales son son rápidos y sensibles. Sirven para poner pausa y cambiar de canción, entre otras cosas. A nivel visual lo primero que salta es una calidad constructiva impecable y la sensación de que estamos ante unos auriculares muy sobrios (incluso en blanco).

Vayamos a los bifes

¿Y el sonido, Guillote? El sonido es muy bueno. No me atrevo a decir que es excelente pero en mi poca experiencia con auriculares inalámbricos. Quizás los graves no tengan la potencia que uno puede pretender cuando se trata de un producto casi de excelencia pero con la ecualización adecuada la cosa mejora.

Al menos en el ecosistema Samsung, la experiencia de usar los Buds es mucho mas cómoda y rápida que usar otros auriculares, ya que se sincronizan enseguida (tengo entendido que utilizan un chip de Broadcom – el BCM43014 – que está hecho ad-hoc) y que se manejan en una especie de “capa superior” que uno genérico. Hace cosas cómo el de Apple, es decir, que cuando nos sacamos uno la música se pone en pausa y ese tipo de detalles que son del futuro y cuando los experimentamos generamos endorfinas.

Otra cosa que me pareció bastante buena es la calidad del micrófono, la que me sorprendió y hace que usar Google Now por ejemplo para cambiar de canción en Spotify sea una delicia. La batería dura mucho (más de 5 horas seguro, no llegué al final todavía) y lo mejor es que se cargan muy rápido poniendolas dentro del nidito.

El problema: algo parecido a 1/5 del precio

Si no te vinieron de regalo, el problema es tener que pagar los AR$15000 en promedio que valen en el mercado.

Yo considero que pagar esa cantidad de dinero (unos U$D100 no oficiales) por unos auriculares es mucho. Creo que todo depende de cuánto uno use este tipo de dispositivos y ahí es donde se justifica o no. Yo, por ejemplo, ahora los uso un promedio de 1 hora por día, cuando salgo a andar en bici, a correr o voy al gym. Si por ejemplo fuera un heavy user cómo esos bichos de ciudad que viajan mucho en transporte público y lo usan durante 3 o más horas (ni hablar si lo usan en el trabajo) la balanza si se empieza a inclinar por un producto de este tipo.

La gran “contra” por así decirlo se llama Airdots y los produce Xiaomi. La realidad es que si bien existe una diferencia importante en calidad entre unos y otros el precio de los Airdots (unos ar$2200) medio que dejan a este producto de Samsung para un nicho de audiófilos o fanáticos de la marca que realmente aprecian tener unos productos un poco superiores pero que valen 5 veces más. Ese es el verdadero dilema… ¿vale la pena para la mayoría de los usuarios pagar 5 veces más para algo que se me puede perder o me lo pueden afanar al toque? Recordemos que no es lo mismo un Smartphone donde las diferencias entre algo de gama alta con algo de gama media son notorias (la velocidad, la calidad de una pantalla OLED o la definción de la cámara es indiscutible) que unos auriculares donde – al menos para la mayoría – basta conque “suenen mas o menos bien”.

Es triste, pero es así.

Ahora, si vienen de regalo (aunque nunca nadie regala nada en definitiva) cómo me pasó a mi, es otro cantar.

Los Buds son magnificos, aunque mejorables, y al parecer los Buds 2 arreglaron varias cosas de estos.

Así y todo les diría que no los compren.

De nada Samsung

Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog